Sin categoría

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

be-511557_1920

A TODA LA ESPECIE HUMANA:

Quiero compartiros el momento por el que estoy viviendo porque es lo más grande que me está pasando y no por fácil, pero sí por maravilloso.

Mi marido está ingresado por coronavirus, con neumonía, ahora mismo está sedado e intubado. Aguantó hasta que no pudo más y decidió descansar para poder enfrentarse a esta situación desde la serenidad y la calma de un estado inconsciente. Para mí ha sido duro dejar de oír su voz cada día; sin embargo, es lo mejor para su recuperación y aquí estoy “aprendiendo” a sobrellevar esta situación de la mejor manera posible.

El motivo de esta reflexión no es este, en realidad es una circunstancia que os pondrá en situación. La causa real de ponerme a escribir este pequeño relato es lo que me está ocurriendo gracias a este proceso que estamos viviendo. Solo puedo dar gracias por lo que me está ocurriendo.

  • Gracias a la vida lo primero por ser tan maravillosa.
  • Gracias a mi familia por estar ahí siempre.
  • Gracias a mis amigos y los de mi marido por su apoyo incondicional.
  • Gracias a mis compañeros espirituales de todo el mundo por recibir su ayuda sin pedir nada a cambio.
  • Gracias a mis hijos por su serenidad y maestría.
  • Gracias a los médicos y enfermeras del hospital del Henares por su comprensión, dedicación y profesionalidad.
  • Gracias a todas las medicinas que le están ayudando a recuperar su salud.

Desde que empezó toda esta situación solo puedo decir que hayan pasado cosas buenas. Cada vez que ha habido un cambio en los sucesos es como si el universo quisiera recompensarme con bandadas de amor, de solidaridad, de apoyo y confianza.

Recuerdo uno de los primeros días de hospitalización que me desperté con un dolor de cabeza horrible y no paraba de vomitar. Mágicamente tenía un mensaje en el teléfono de una compañera desconocida, para mí un ángel, que estuvo ayudándome sin conocerme de nada a superar el momento, además de colaborar en la sanación de mi marido y compartir sus datos con otros compañeros para ayudar entre todos a sacarle adelante.

Recuerdo a mi hermana del alma, Marien, como aún con su vida, su familia y sus hijos le mira cada noche, cada mañana demostrándonos su amor incondicional.

Recuerdo a mis hermanas y amigas, maestras todas ellas que están ahí cada vez que las necesito.

Recuerdo a mi profesor de Bioenergética, Miguel Ojeda, que le escribí para pedirle información y sin pensarlo con toda la gratitud que implica todo lo que hacemos, me pidió los datos para tratar a Carlos, sin pedir nada a cambio solo para ayudarle a recuperar su salud como muy bien expresó.

Recuerdo a mi médico Ángel Regatero que me apoya constantemente en la toma de decisiones sin esperar nada a cambio.

Recuerdo a mi profesora de Danza Sanadora “Thamar” como me guía para superar este momento sin hacerme daño a mí misma.

SOLO PUEDO DECIR QUE RECIBO AMOR a cada momento y eso es maravilloso, sentir todo esto es la experiencia más grande que me ha tocado vivir y estoy orgullosa de teneros a todos en mi vida. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Cómo dice Angélica, me estoy haciendo un master espiritual y por esto quiero compartir mi vivencia con vosotros porque creo que lo necesitamos todos.

  • Decreto que me libero del miedo a la perfección, soy humana y me permito sufrir llorar, reír, sentir, vivir cuando tenga la necesidad.
  • Decreto que me libero del querer controlarlo todo. Cada uno viene a vivir su experiencia personal y espiritual y aunque quiera controlar la sanación del que elegí que fuera el padre de mis hijos y mi compañero de vida suelto el control y le dejo libre para que elija su destino. Acepto el plan divino que le ha tocado vivir.
  • Decreto que me libero del miedo a la pobreza, porque todo lo que tengo a mi alrededor es abundancia de la de verdad, de la que te llena el alma.
  • Confío en cada uno de vosotros y en vuestras posibilidades. En las suyas las primeras porque va a encontrar el camino hacia la vuelta a “casa”.
  • Confío en las vuestras porque en los que parecen los peores momentos sacamos lo mejor de nosotros mismos y así a de ser siempre.
  • Confío en que todo pasa por algo… Y este momento es maravilloso para volvernos hacia lo verdaderamente esencial de la vida… “nosotros mismos”, “nuestra familia”, “vivir el presente”, “vivir el momento”, disfrutar de él.

Siempre he creído, creo y creeré firmemente en la bondad del ser humano, y sí… es una creencia pero también es  una experiencia que estoy viviendo que lo confirma.

ME SIENTO AFORTUNADA DE TODO LO QUE ESTOY VIVIENDO porque me está haciendo mejor persona, estoy creciendo espiritualmente, y creo que “TODOS” vamos a crecer. Este momento no creo que sea casual. El planeta lo necesitaba y la especie humana más.

Aprendamos de lo que está ocurriendo dejemos atrás las exigencias a nuestros hijos, que son niños y tienen que jugar y aprender jugando. Volvamos a establecer lazos de amor con ellos. Miradles a los ojos y hacerles sentir que estáis cerca, escuchad lo que tienen que decir porque les infravaloramos y sus mensajes son sabios y llenos de verdad. Cuidemos de nuestros mayores como se merecen porque nos han dado algo muy grande “LA VIDA” que, por cierto, es una aventura maravillosa y te permite  compartir con todos aquellos que están en tu vida.

MERECE LA PENA VIVIR.

GRACIAS CORONAVIRUS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s