Sin categoría

SOY MAESTRA

mantras

Me gusta decir que soy maestra:

El día 7 de marzo dejé a mi marido en la puerta de urgencias por lo que pensábamos una bronquitis alérgica sin saber que era muy posible que no volviera a verle porque en realidad era una neumonía por coronavirus y su estado era muy grave. Desde entonces he ido viviendo shock tras shock durante quince días.

Sabéis que soy positiva y voy a seguir siéndolo. Solo quiero hacer reflexionar a aquellos que todavía no son conscientes de la situación que nos toca vivir a algunos y que exigen porque están preocupadísimos por la evolución escolar de sus hijos. Seguramente piensen que unos niños de primaria están perdiendo un tiempo precioso en su educación; sin embargo, me ha tocado vivir algo más importante que esto, me ha tocado valorar la VIDA.

Yo además de madre y esposa soy maestra y aún en una situación en la que tendría que estar de baja me ha tocado superarme mientras corregía, aprendía a manejar una plataforma que en la vida había hecho, hacer una canal de Youtube, poner notas…. además de explicar a mis hijos que su padre se quedaba ingresado, que le llevaban a la U.C.I y que le sedaban… con lo que esto significaba porque tuvimos que despedirnos de él ya que su estado era tan grave e incierto que los médicos nos dijeron que no sabían lo que iba a ocurrir. Al mismo tiempo que esto ocurría y mientras esas 24 horas pasaban, iba trabajando lo que podía, atendiendo a mi familia, las innumerables llamadas de gente preocupándose por nosotros, atendiendo en la distancia a mi madre que tiene 80 años y le dio un ataque de pánico, a mi pobres suegros que como yo soy la mujer de su hijo, legalmente no recibían ninguna información y les tenía que informar de todo. Esta es la situación que me ha tocado vivir durante 15 días hasta que comenzó a mejorar.

Escribo esto porque todavía hay gente que no es consciente de que aunque a ellos no les haya tocado vivir esta situación y estén preocupadísimos por un mes escolar de la vida de un niño de primaria pues hay gente que está sufriendo y trabajando, compatibilizando vida familiar y laboral una vez más. Me duele sentir como el sector del profesorado vuelve a ser ninguneado por una mínima parte de la población porque tengo que ser objetiva, es muy poca gente. Me gustaría hacerles reflexionar sobre el nivel de exigencia al que someten a sus hijos que aun enviando las tareas programadas piden más y más. Solo os pido reflexión, valoremos todo lo bueno que esto aporta y sed conscientes del esfuerzo que supone a un niño quedarse en casa día tras día. Me hablaron del estrés postraumático de estos enfermos que están aislados de sus familiares durante tanto tiempo, pensad en los niños separados de sus amigos, de su rutina, sin poder practicar deporte, sin que les dé el aire en la cara un mes entero, esto ¿qué supone para un niño?. Cuando todo esto acabe le pondrán un nombre y serán ellos los que han sufrido las consecuencias y será una generación entera con la huella de un mes entero de aislamiento. Ahora pensad en ello y disfrutad de vuestros hijos hallando un equilibrio entre trabajo y disfrute entre días laborables y fin de semana. Haceros mirar esa ansiedad cuando todo esto acabe porque creo que esto a algunos nos está haciendo valorar lo verdaderamente importante y a otros no.

Como ya he dicho soy positiva ¿Y sabéis que he aprendido? La solidaridad, el apoyo recibido de gente que ni me conocía…. nunca me he sentido sola, lo que es curioso en este aislamiento… He aprendido paciencia, he aprendido a confiar, he aprendido a soltar el resultado porque si nos está pasando esto es porque algo debemos aprender. Todavía me queda mucho aprendizaje y estoy dispuesta a aceptar lo que venga con un pensamiento positivo siempre… aunque no sea lo que yo quiera, lo que yo haya planeado. A veces hay que parar el mundo un ratito y ver lo que importa de verdad.

Este momento que nos ha tocado vivir debemos darnos la oportunidad de pensar, de sentir,  unir mente y corazón y dar importancia a la salud, la vida, la familia.

Nosotras seguiremos estando aquí conciliando una vez más vida familiar y laboral porque es nuestra misión.

Sé que es difícil soltar los miedos, soltar el control… muy difícil.

Le digo a los niños que la vida es una aventura... aceptemos la vida como esa aventura que es y dediquemos tiempo a jugar, a disfrutar de los nuestros. Les pedimos que aprendan… pero la vida es mucho más que aprender contenidos, es aprender a vivir la vida y los niños son un calco nuestro ¿vosotros que estáis aprendiendo?

Diario

DIARIO DE ACTIVIDADES PARA MANTENER UNIDA LA MENTE Y EL CORAZÓN

Buenos días a todos:

Hoy me he propuesto un reto…

  • Mantener la mente en calma.

Para ello voy a tomar una serie de medidas y quiero compartirlas con vosotros por si os ayudan. Para mí es muy importante porque necesito sentirme bien y vencer estos momentos de actividad mental a tope. Es por ello que he tomado una serie de medidas:

  • No ver la televisión, ni los vídeos que aporten una vibración negativa.
  • Dividir la jornada en pequeñas parcelas de tiempo (medias horas).
  • En esta división horaria alternaré las obligaciones con las tareas que me equilibren.
  • Estas actividades por si os sirven de guía son:
    • Dedicar media hora a la meditación, si necesitáis audios os puedo enviar…
    • Abrir la ventana y sentir el aire fresco, respirar, sentir la lluvia en tus manos, observar tu entorno, escuchar los sonidos que nos envuelven…
    • Hacer algo de ejercicio y como tengo tanta gente creativa… voy a hacer Chi kung, danza sanadora con Thamar por videollamada y bicicleta estática… así mantengo la mente conectada con el cuerpo.
    • Voy a dedicar un ratito a mis plantitas y mis jardineras que llevaba mucho tiempo sin atenderlas. Me ha encantado recolectar mi Aloe Vera para hacer desinfectante natural (ya que es difícil de encontrar en las tiendas), y alguna otra receta que encuentre…
    • Otra sección de mi horario se dedicará a mis obligaciones de casa: plancha, limpieza, comidas…
    • Otra se dedicará a atender a toda la gente que nos está apoyando y nos quiere tanto… a través del móvil y para ello voy a proponerme un tiempo determinado y limitado.
    • Comeremos y cenaremos juntos para pasar estos juntos, y guardarlos en la memoria.
    • Dedicaré un ratito al trabajo cada día para que me sea más llevadero.
    • Escribir es muy liberador. Así que os tocará leerme de vez en cuando para compartir mis vivencias, emociones, ideas…
    • Ayudaros en todo lo que pueda… si alguno de vosotros necesita ayuda del tipo que sea, AQUÍ ESTOY. También os reservaré un espacio para restableceros el equilibrio.

Ya os iré contando mis avances, mis ideas, los recursos que encuentro para superar esta nueva aventura.

UN BESO FUERTE A TODOS

 

Sin categoría

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

be-511557_1920

A TODA LA ESPECIE HUMANA:

Quiero compartiros el momento por el que estoy viviendo porque es lo más grande que me está pasando y no por fácil, pero sí por maravilloso.

Mi marido está ingresado por coronavirus, con neumonía, ahora mismo está sedado e intubado. Aguantó hasta que no pudo más y decidió descansar para poder enfrentarse a esta situación desde la serenidad y la calma de un estado inconsciente. Para mí ha sido duro dejar de oír su voz cada día; sin embargo, es lo mejor para su recuperación y aquí estoy “aprendiendo” a sobrellevar esta situación de la mejor manera posible.

El motivo de esta reflexión no es este, en realidad es una circunstancia que os pondrá en situación. La causa real de ponerme a escribir este pequeño relato es lo que me está ocurriendo gracias a este proceso que estamos viviendo. Solo puedo dar gracias por lo que me está ocurriendo.

  • Gracias a la vida lo primero por ser tan maravillosa.
  • Gracias a mi familia por estar ahí siempre.
  • Gracias a mis amigos y los de mi marido por su apoyo incondicional.
  • Gracias a mis compañeros espirituales de todo el mundo por recibir su ayuda sin pedir nada a cambio.
  • Gracias a mis hijos por su serenidad y maestría.
  • Gracias a los médicos y enfermeras del hospital del Henares por su comprensión, dedicación y profesionalidad.
  • Gracias a todas las medicinas que le están ayudando a recuperar su salud.

Desde que empezó toda esta situación solo puedo decir que hayan pasado cosas buenas. Cada vez que ha habido un cambio en los sucesos es como si el universo quisiera recompensarme con bandadas de amor, de solidaridad, de apoyo y confianza.

Recuerdo uno de los primeros días de hospitalización que me desperté con un dolor de cabeza horrible y no paraba de vomitar. Mágicamente tenía un mensaje en el teléfono de una compañera desconocida, para mí un ángel, que estuvo ayudándome sin conocerme de nada a superar el momento, además de colaborar en la sanación de mi marido y compartir sus datos con otros compañeros para ayudar entre todos a sacarle adelante.

Recuerdo a mi hermana del alma, Marien, como aún con su vida, su familia y sus hijos le mira cada noche, cada mañana demostrándonos su amor incondicional.

Recuerdo a mis hermanas y amigas, maestras todas ellas que están ahí cada vez que las necesito.

Recuerdo a mi profesor de Bioenergética, Miguel Ojeda, que le escribí para pedirle información y sin pensarlo con toda la gratitud que implica todo lo que hacemos, me pidió los datos para tratar a Carlos, sin pedir nada a cambio solo para ayudarle a recuperar su salud como muy bien expresó.

Recuerdo a mi médico Ángel Regatero que me apoya constantemente en la toma de decisiones sin esperar nada a cambio.

Recuerdo a mi profesora de Danza Sanadora “Thamar” como me guía para superar este momento sin hacerme daño a mí misma.

SOLO PUEDO DECIR QUE RECIBO AMOR a cada momento y eso es maravilloso, sentir todo esto es la experiencia más grande que me ha tocado vivir y estoy orgullosa de teneros a todos en mi vida. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Cómo dice Angélica, me estoy haciendo un master espiritual y por esto quiero compartir mi vivencia con vosotros porque creo que lo necesitamos todos.

  • Decreto que me libero del miedo a la perfección, soy humana y me permito sufrir llorar, reír, sentir, vivir cuando tenga la necesidad.
  • Decreto que me libero del querer controlarlo todo. Cada uno viene a vivir su experiencia personal y espiritual y aunque quiera controlar la sanación del que elegí que fuera el padre de mis hijos y mi compañero de vida suelto el control y le dejo libre para que elija su destino. Acepto el plan divino que le ha tocado vivir.
  • Decreto que me libero del miedo a la pobreza, porque todo lo que tengo a mi alrededor es abundancia de la de verdad, de la que te llena el alma.
  • Confío en cada uno de vosotros y en vuestras posibilidades. En las suyas las primeras porque va a encontrar el camino hacia la vuelta a “casa”.
  • Confío en las vuestras porque en los que parecen los peores momentos sacamos lo mejor de nosotros mismos y así a de ser siempre.
  • Confío en que todo pasa por algo… Y este momento es maravilloso para volvernos hacia lo verdaderamente esencial de la vida… “nosotros mismos”, “nuestra familia”, “vivir el presente”, “vivir el momento”, disfrutar de él.

Siempre he creído, creo y creeré firmemente en la bondad del ser humano, y sí… es una creencia pero también es  una experiencia que estoy viviendo que lo confirma.

ME SIENTO AFORTUNADA DE TODO LO QUE ESTOY VIVIENDO porque me está haciendo mejor persona, estoy creciendo espiritualmente, y creo que “TODOS” vamos a crecer. Este momento no creo que sea casual. El planeta lo necesitaba y la especie humana más.

Aprendamos de lo que está ocurriendo dejemos atrás las exigencias a nuestros hijos, que son niños y tienen que jugar y aprender jugando. Volvamos a establecer lazos de amor con ellos. Miradles a los ojos y hacerles sentir que estáis cerca, escuchad lo que tienen que decir porque les infravaloramos y sus mensajes son sabios y llenos de verdad. Cuidemos de nuestros mayores como se merecen porque nos han dado algo muy grande “LA VIDA” que, por cierto, es una aventura maravillosa y te permite  compartir con todos aquellos que están en tu vida.

MERECE LA PENA VIVIR.

GRACIAS CORONAVIRUS.