Sin categoría

PEDAGOGÍA DEL INCONSCIENTE

book-2304389__340

La pedagogía del inconsciente hace consciente en el aula el inconsciente del niño. Siendo conscientes de esta parte de nosotros mismos y del niño la utilizamos a nuestra conveniencia para llamar la atención, generar un clima positivo, aprender a aprender, liberarnos emocionalmente, desbloquearnos…

Este nuevo proyecto educativo que está basado en el desarrollo integral del niño. Se trata de unir desarrollo emocional, social, natural y físico. Todo desde un enfoque lúdico y formativo. El movimiento será la base del aprendizaje pero también las habilidades de pensamiento que integraremos en nuestra forma de sentir y vivir. Somos seres que vivimos en sociedad y, por tanto las actividades se realizarán en su entorno para conocerle y ayudarle a mejorar porque ellos son la sociedad de nuestro futuro donde todos aprendamos del crecimiento del otro ya que todos somos aprendices y maestros. También formamos parte de un entorno natural al que hemos olvidado pertenecer y que es necesario recuperar, escuchar, sentir, comprender y cuidar. Las emociones y las creencias nos bloquean y nos limitan por lo que aprenderemos a identificarlas y liberarlas respetando el ser holístico que somos. Además formamos parte de un inconsciente colectivo y también de un sistema familiar ancestral, de un árbol que nos rige, aprenderemos a honrarle para ayudarles a lograr sus objetivos.

Los tres pilares fundamentales en los que se sostiene:

  • El primero es trabajar con el niño desde un punto de vista holístico e integrado en un sistema familiar consciente e inconsciente además de volver a integrarlo en la rueda de nuestro ecosistema haciéndole consciente de lo importante que es nuestro entorno y la naturaleza.
  • El segundo es encaminar a nuestros niños hacia la libertad del pensamiento y la creatividad para lograr aquello que les hace soñar con el propósito de ser útil y crear un mundo mejor y más ético porque cualquier decisión nos afecta a todos.
  • Y tercero, guiarlos a hacer algo con sentido perdiendo el miedo, eliminando los bloqueos y las creencias limitantes comprometiéndose con ellos mismos, con todo y todos a través de la coherencia, la ética, la inteligencia unida a la fuerza del corazón… fomentando los valores humanos y poniendo sus capacidades al servicio de nuestro mundo para llegar a cambiarlo de una manera sostenible.

Todo ello utilizando una metodología basada en la sostenibilidad moral y, sin duda, en el juego a través del cual jugarán a pensar desarrollando habilidades de pensamiento de manera integrada y holística haciéndoles conscientes de su propio pensamiento, les ayuda a establecer un diálogo interior, se ven jugando a pensar, se asombran de sus propias dinámicas y actos mentales y a nosotros nos ayuda a replantearnos nuestros propios principios, creencias y pensamientos.

Los niños quieren entender todo lo que forma parte de su vida, de su entorno, y es por ello que todo aprendizaje debe ser significativo, real, práctico, motivador… ellos viven en un movimiento constante interno y externo y, por tanto, debe ser parte de su aprendizaje ya que produce desarrollo, evolución, comprensión, integración, maduración… es por ello que debemos trabajar desde su capacidad de percibir, sentir, actuar e interactuar con los demás, consigo mismos y con su entorno cultural y natural. Necesitan distinguir y discriminar lo que viene a través del movimiento y de las percepciones y sensaciones táctiles, gustativas, olfativas, visuales, sonoras, cinestésicas, etc. lo cual va a ayudarles a revelar su importancia en la formación de la conciencia ética ambiental.

Con este proyecto quiero que el aprendizaje parte del crecimiento del otro a través de un porque recordemos que todos somos maestros y aprendices de todos. De esta manera podremos crear niños libres, críticos, abiertos, conscientes y hacer de nuestro planeta un lugar mejor, un lugar en paz. Podremos crear niños con una capacidad de pensamiento verdadera, sin miedos, ni condicionamientos, sin lastres transgeneracionales y juiciosos, con sentido común que es el menos común de los sentidos en la actualidad.

Es importante hacerles conscientes que formamos parte de una red sistémica que aprenderemos a reconocer y honrar. El niño es fiel a los valores y creencias de su entorno familiar y merece por ello todo  respeto y comprensión, sin juicio, ni crítica. Formamos parte de un inconsciente colectivo, por lo que el respeto forma parte del aprendizaje y también de un proceso de sanación interior.

En nuestra vida diaria las emociones están presentes en cada uno de nosotros. Aprendemos de ellas, nos relacionamos por ellas, influyen en nosotros y en los demás. Es por ello que hay que encontrar un momento en el cual seamos conscientes de nuestras emociones y aprendamos a identificarlas y liberarlas. Emoción también es enseñar desde el corazón porque desde él, vamos a crear lazos indestructibles que ayudarán a que los aprendizajes sean más fuertes y duraderos.

Esto les llevará a saber enfrentarse a las encrucijadas de la vida y construir un mundo en paz ya que han sanado también su interior.

En resumen, el pensamiento es una actividad consciente e inconsciente que realiza el ser humano a través del lenguaje, conocimiento, cultura y memoria en su paso por el tiempo y por el espacio que dialoga consigo mismo y que ayuda al ser humano a superarse a sí mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s